TORRIJAS DE LECHE DE MI MADRE

 Buenos días Cocinillas,

Hoy os traigo la famosa receta de las torrijas, esta receta original, y a la vez tradicional, del dulce más típico en Semana Santa es un postre que está basado en una rebanada de pan empapada en leche, rebozada en huevo, frita en aceite de girasol (para que no coja sabor) y aromatizada al gusto con almíbar o, en este caso, azúcar y canela. Es un postre muy sencillo y muy común de estas fechas.

Mi madre las prepara en casa desde que éramos pequeña y es un postre que siempre nos ha encantado, y siempre le pedíamos que lo hiciera.

Os dejo la receta para que os animéis hacerlas de manera tradicional.

Ingredientes:

– 1 barra de pan
– 1 litro de leche entera
– 1 rama de canela
– 1 piel de limón y 1 de naranja
– 2 cucharadas de azúcar
– 2 huevos
– Aceite de girasol
– Canela molida y azúcar en granillo

Elaboración:

1. Cortamos el pan en rodajas largas, para esto lo haremos como en inglete. El grosor debe ser de unos 2 cm o 2,5 cm aprox. Además el pan tiene que ser duro para que no se rompa al remojarlo en leche (yo lo suelo hacer con el pan del día anterior o con pan especial para torrijas).

2. A continuación preparamos la leche infusionada: Ponemos la leche en un cazo y le añadimos un palo de canela, un par de cucharadas de azúcar y la piel de un limón y de una naranja (a poder ser sin la parte blanca, así que la cortamos bien fina y superficialmente). Una vez que la leche haya hervido, retiramos y dejamos que se enfríe un poco.

3. Seguidamente las remojamos (podemos echar la leche en un recipiente, o fuente para poder remojarlas bien). Después les damos la vuelta, y casi de manera inmediata sacarlas, ya que si las dejamos mucho tiempo, terminan por ablandarse demasiado.

4. A continuación ponemos el aceite a calentar, debe ser abundante, más o menos para que lleguen a la mitad de las torrijas. Cuando el aceite esté caliente, pasamos las torrijas por huevo batido y las freímos. Cuando estén doradas por un lado les damos la vuelta y cuando estén doradas por igual en ambos lados, las sacamos a un plato y las pasamos por el azúcar y la canela molida que hemos mezclado. A continuación las ponemos en una fuente para juntarlas con todas las demás.

5. Ahora solo queda dejar que se enfríen y ya estarían listas para comer.

 Consejos y Recomendaciones:

La leche debe estar a temperatura ambiente, pues si está caliente cuando impregnemos el pan con la leche puede que nos quedemos con medio trozo de pan en la mano. Es quizás el punto más importante de esta receta, dejad que la leche entibie antes de bañar las rebanadas de pan, sino el fracaso está asegurado.

Anuncios